Nacimiento en la Iglesia

Publicado en Historia.

 

 52 AÑOS DE HABER NACIDO EN LA IGLESIA

 (Año 2014)

                       1919. Tepatitlán, Jalisco

Al llegar a su primer destino como vicario cooperador en la parroquia de San Francisco de Asís, en Tepatitlán, Jal., el recién ordenado sacerdote Pbro. Juan Nepomuceno Guzmán Hernández, inicia su ministerio con tanto fervor que su servicio en el confesionario comenzó a ser muy significativo para la comunidad, a tal grado que la mamá de Lupita Gallegos Franco, doña Aurelia, le comunicó gozosa a su hija que estaba un padre nuevo en la parroquia y que era un buen confesor, que se fuera a confesar con él. Lupe fue y se confesó con él. Era un lunes de diciembre de 1919.

Este primer encuentro entre el padre Juan y la ya casi quinceañera Ma. Guadalupe, fue decisivo pues en los planes de Dios estaba que los dos se comprometieran a jugar una “carrera hacia la santidad” por iniciativa del padre Juan. Así se iría dando poco a poco una progresiva fusión de sus ideales.

1935. Pegueros, Jalisco

El 17 de mayo, el Sr. Cura Don Juan N. Guzmán Hernández llega como nuevo párroco a la parroquia del Sgdo. Corazón de Jesús en Pegueros, Jal.

La Srita. Lupe Gallegos y otras dos jovencitas de Tepatitlán ofrecieron su colaboración para trabajar con el Sr. Cura Guzmán en la pastoral. Así da inicio la vida comunitaria de la futura congregación.

En octubre de 1935, se hace el primer intento de solicitud de aprobación de la fundación al Excmo. Sr. Arzobispo de Guadalajara, don Francisco Orozco y Jiménez, pero no es aceptada porque ya había muchas congregaciones religiosas en la diócesis. El segundo intento se hace en enero de 1938, esta vez con Sr. Arz. don José Garibi Rivera quien, siguiendo los criterios de su antecesor, tampoco acepta la petición.[1]

1940. Ayotlán, Jalisco

Ahora el Sr. Cura Juan Guzmán es nombrado párroco en Ayotlán, Jal.,(antes Ayo el Chico) en la parroquia de Ntra. Señora de la Soledad.

El grupo de señoritas guiadas por la Srita. Lupe Gallegos ha ido creciendo y siguen colaborando en la pastoral de la parroquia. Llegan en 1941 a Ayotlán. Después de 8 años, en losprimeros días de noviembre de 1949 e iniciado el curso escolar, la señorita Lupe Gallegos, comunica a la comunidad su determinación de partir a Guadalajara, con el fin de tramitar la Aprobación para la Congregación. “Ahora vemos que estaba segura que esta era la hora de Dios”. [2] De noviembre de 1949 a octubre de 1950,[3] se vive una etapa muy significativa para discernir la voluntad de Dios acerca de la fundación.

El Sr. Cura sale de Ayotlán, Jal. el 21 noviembre de 1949 hacia San Juan de los Lagos, Jal. La pequeña comunidad se traslada a Guadalajara, Jal. en busca de la aprobación en esta diócesis o con el Obispo de Culiacán, el Excmo. Sr. don Lino Aguirre García, amigo y condiscípulo del Sr. Cura Juan Guzmán, quien gustoso le ofreció su apoyo en enero de 1950, para la fundación. ¿Culiacán o Guadalajara?

1950. Guadalajara, Jalisco

En octubre de 1950, Dios manifiesta claramente su voluntad. Cuando el Sr. Cura Guzmán pide autorización a su arzobispo de pasar un año en Culiacán, porque allá el Sr. Obispo le ofrecía apoyarlo para la fundación, el Excmo. Sr. don José Garibi le pregunta: “¿Y a qué se dedicarían estas religiosas?”. A lo cual él contesta: “A la catequesis, Señor. -¡Ah! ¿A la catequesis? Entonces esa fundación mejor se hace aquí”.[4]

Con la aprobación oral del señor Arzobispo de Guadalajara se inicia el proceso canónico para la Aprobación Diocesana de la Congregación de las HERMANAS CATEQUISTAS DE JESÚS CRUCIFICADO, del cual damos cuenta enseguida:

Proceso canónico para la Aprobación Diocesana de la Congregación

de las HERMANAS CATEQUISTAS DE JESÚS CRUCIFICADO

22 de febrero de 1956

Se recibe un documento de APROBACIÓN PROVISIONAL, en el cual se resalta: “Consultada confidencialmente a la Santa Sede la cual ha aconsejado que se desarrolle y crezca esta agrupación para dar una aprobación canónica; esta Sgda. Mitra autoriza con carácter provisional la referida comunidad y aprueba igualmente el nombre que han elegido para el nuevo Instituto conforme a sus fines: “CATEQUISTAS DIOCESANAS DE JESÚS CRUCIFICADO”.

Dado en Guadalajara, Jal. a los 22 días del mes de febrero de 1956.

+ José Garibi. Arz. de Guadalajara”.

18 de junio de 1956

Dios recoge en su Gloria Eterna a la Madre Fundadora María Guadalupe Gallegos Franco. Muere en Guadalajara, Jal.

15 de enero de 1962

Se recibe la noticia del Consentimiento del Vaticano para la Aprobación.

En una sencilla hoja de agenda anual se describe el siguiente hecho: “15 de enero, lunes día de San Mauro. Por la mañana como a la 1:00 pm, nos tocó turno para entrar con el Señor Cardenal (Don José Garibi Rivera) y con mucho entusiasmo y exteriorizando su alegría nos dijo: ‘Ya nos llegó la Aprobación de Roma’. Enseguida leyó el decreto con grande rapidez y nos dijo que había que hacer algunas modificaciones tanto a las Constituciones como al libro de oraciones. Que todo esto era cuestión de pocos días. Que teníamos que trabajar para luego pasarnos por escrito su decreto de aprobación. Por la tarde a las 4:00 pm, dimos la noticia al padre capellán Sr. Presbítero Lic. don Rafael García González en el seminario y por la noche vino el Excmo. Sr. Obispo don Francisco Javier Nuño Guerrero a dar a toda la comunidad la fenomenal y alegre noticia y a cenar con la comunidad”.[5]

28 de febrero de 1962

A las 11:30 hrs. La Comunidad recibe la noticia del Decreto de Aprobación, que firmaría posteriormente el Arzobispo de Guadalajara, Emmo. Señor Cardenal Don José Garibi Rivera.

19 de marzo de 1962

APROBACIÓN DE DERECHO DIOCESANO

Nacimiento canónico en la Iglesia

El Emmo. Sr. Cardenal don José Garibi Rivera firma el Decreto de Aprobación de Derecho Diocesano, hecho que constituía la Fundación de la Congregación con nuestro nacimiento canónico en la Iglesia como HERMANAS CATEQUISTAS DE JESÚS CRUCIFICADO.

26 de abril de 1962

PROCLAMACIÓN SOLEMNE DEL DECRETO

Se realiza la Proclamación Solemne del Decretoen la Basílica de Ntra. Señora de Guadalupe, en el Tepeyac, en la ciudad de México, D.F.

Ese mismo día, con profunda gratitud a Dios y a la Santísima Virgen, 31 Hermanas emitieron su Profesión Religiosa Perpetua y 29 Hermanas, su Profesión Religiosa Temporal. El Padre Fundador no pudo estar presente, debido a su delicada salud.

18 de marzo de 1963

Dios recoge en su Gloria Eterna al Padre Fundador Juan Nepomuceno Guzmàn Hernández. Muere en Guadalajara, Jal.

26 de abril de 1974

APROBACIÓN DE DERECHO PONTIFICIO

Decreto “In Laudis”

S.S. el Papa Paulo VI concedió el DECRETO DE APROBACIÓN PONTIFICIA, el cual fue recibido con inmensa gratitud a Dios por este Don entregado a la Iglesia y que constituía a las  Hermanas Catequistas de Jesús Crucificado, como Congregación de Derecho Pontificio.

6 de septiembre de 1974

PROCLAMACIÓN SOLEMNE DEL DECRETO

En solemne Concelebración Eucarística en la Casa General de las HCJC en Guadalajara Jal. calle La Merced # 1181, de la colonia Chapalita, tuvo lugar la Proclamación Solemne del Decreto de Aprobación Pontificia, con el inmenso gozo de agradecer a Dios el confiar a la Congregación el carisma de la Evangelización y la Catequesis para servir a la Iglesia en la construcción del Reino. La participación de las Hermanas Catequistas de Jesús Crucificado, fue casi total, excepto quienes se encontraban fuera del país.

Actualmente  las Hermanas Catequistas de Jesús estamos presentes en 16 Diócesis de México y en Guatemala CA, Venezuela, Chile, EEUU, El Chad, África.

Nuestra Casa General en Guadalajara, Jal. México


[1] Cfr. HCJC. “Señorita Lupe Gallegos, el paso de Dios y el fruto de la audacia”, Guadalajara, Jal., 2005, pág. 108

[2] Ibid. P. 112

[3] Cfr. HCJC. “Padre Juan N. Guzmán. Sacerdote recto y humilde… ¡Catequista de Corazón!”. Guadalajara, Jal. 2010. págs. 104- 117. Y HCJC. “Señorita Lupe Gallegos...” oc. 2005. págs. 113-118

[4]ZARAGOZA, L. Ma. Guadalupe HCJC. “El Señor ha estado grande con nosotros y estamos alegres”. Guadalajara, Jal. 1974. pág. 25

[5] GÓMEZ P. Guadalupe. “Recepción de la noticia de la Anuencia del Vaticano sobre la Aprobación Diocesana”. Guadalajara. Jal. 1962